Viernes, 19 Octubre 2018 19:47

Isidoro Wojtun destierra mitos y convoca a conocer la elaboración del combustible

Escrito por
Valorar este artículo
(0 votos)

Biodiesel, una gran herramienta para achicar costos de producción En Fontana se fabrican las maquinarias válidas para ganar en rentabilidad y pelearle a la crisis.

Su producción significa un ahorro hasta la mitad del valor del costo del diésel tradicional y cuida mejor los motores.

Fotos: Miguel Romero

 

Isidoro Wojtun desparrama entusiasmo tras cada palabra. Se apasiona cuando habla, cuando cuenta sobre su obra. Esa que empezó cuando no había nada para copiar, sino que hubo que arrancar desde cero.

Hoy, BIONERGY, la fábrica de maquinaria para biodiesel que se erige en el Parque Industrial de Fontana, se presenta como una alternativa válida para sortear la crisis, ganar en rentabilidad y achicar los costos de producción.

Isidoro Wojtun recibió a NORTE Rural en su oficina de Fontana, donde detalló los beneficios del biodiesel y llamó a conocer las maquinarias para producirlo.

Isidoro Wojtun recibió a NORTE Rural en su oficina de Fontana, donde detalló los beneficios del biodiesel y llamó a conocer las maquinarias para producirlo. Justamente, así lo entiende su creador: “Es una herramienta muy válida para achicar los costos de producción”, dice a NORTE Rural al referirse a las maquinarias de su invención y que hoy se muestran desparramadas por toda la geografía nacional. Por eso, llama a los grandes consumidores de diésel a conocer su producto, acercarse a su empresa y desmitificar las falsas creencias que existen acerca de los biocombustibles: “Es un gran ahorro, incluso hasta la mitad de lo que se vende en una estación de servicios de primera línea. Y no daña a los motores; por el contrario, lo preserva”, sintetiza el empresario.

Más, cuando en el Chaco las grandes producciones de oleaginosas (soja y girasol) se ven pasar en camiones hacia los grandes puertos sin una gota que quede en la provincia para generar valor agregado y puestos laborales de calidad. Con números en la mano y estadísticas que demuestran sus dichos, asegura: “Le digo al gran consumidor que se acerque y compare los gastos con diésel tradicional y biodiesel”. “Hay camionetas y camiones que no pueden cargar diésel común, pero si pueden cargar biodiesel elaborado con nuestras máquinas. Pero ningún vehículo tiene que hacer cambios en el motor y se puede mezclar con gasoil tradicional”, concluye.

Única en su tipo

BIOENERGY es una empresa metalmecánica que fabrica exclusivamente maquinarias necesarias para la elaboración de biodiesel, un combustible que surge a partir de aceites vegetales como la soja, girasol, algodón y cártamo, entre otros. Tiene instalada su planta en el Parque Industrial de Fontana, donde además de los talleres metalúrgicos se encuentran las oficinas de administración, recepción, gerencia y laboratorio, ya que la empresa también brinda asesoramiento a productores, cooperativas agrícolas y acopiadores, sobre la elaboración del biodiesel y el ahorro que esto significará a partir de su uso e implementación en las labores diarias en el campo.

BIOENERGY es una empresa metal mecánica dedicada exclusivamente a la fabricación de maquinarias de producción de biodiesel de distintas capacidades: 7200, 15400, 21600 y 40 mil litros por día.

El mismo Wojtun define el perfil del usuario de sus productos: cooperativas agrícolas y grupos de productores agrícolas (Crea – Cambio Rural); establecimientos de engorde de ganado a corral (feed lot); grandes productores agropecuarios; empresas de transporte y empresas viales.

El usuario de las maquinarias para la elaboración de biodiesel, en la generalidad de los casos, ya dispone de la materia prima fundamental: aceite vegetal. Ello se debe a que, al ser grandes productores agropecuarios, a la par de su explotación agrícola, han adicionado la explotación pecuaria. Con el grano de soja que obtienen de sus cosechas, elaboran el expeler necesario para la fabricación del alimento balanceado con destino a la alimentación del ganado. Puede ser también de girasol o algodón. En el proceso de la transformación del grano en expeler, también se obtiene el aceite, materia prima esencial para la producción de Biodiesel.

Por estas razones, la mayoría ya disponen de buena infraestructura edilicia, tanques y otros elementos que intervienen en esta cadena de procesos, por lo que la inversión para producir biodiesel, suele limitarse tan sólo a la inversión en las maquinarias de biodiesel, o una erogación adicional mínima. Otros, también grandes productores, disponiendo del grano de soja, realizan trueques por aceite con los explotadores de feed lot. Un tercer grupo, también grandes productores agrícolas, optan por comprar Prensas para la extracción del aceite vegetal.

 

Todos juntos

En la empresa familiar trabajan todos: hijas, sobrino y yerno. “Somos tres los que pensamos (él, sobrino y yerno), más mis hijas ingeniera química, contadora y licenciada en comercio exterior”, comenta. Desde que arrancaron, allá por septiembre de 2004, la empresa no paró de crecer. Es más, a la fecha, “no tenemos problemas con las ventas, a pesar de la crisis. Incluso estamos atrasados en la puesta en marcha de algunas plantas”, comenta no sin antes mencionar que este 17 de septiembre el propio gobernador Oscar Peppo inaugurará una en el puerto Las Palmas.

 

Paso a paso

Wojtun arrancó como productor algodonero en la zona de Coronel Du Graty, cuando había que carpir a mano y sembrar. Eran otros tiempos. En el 2000, comenzó a pergeñar una idea poco conocida en ese entonces. “No pudimos copiar nada a nadie, porque no había nada en el mundo y tuvimos que ingeniárnosla solos”, recuerda.

Habla de biodiesel y la cara se le ilumina, se le transforma. Comenzó a estudiar un tema que “estaba en pañales”, como él mismo califica. Pudo conseguir un terreno en el ahora Parque Industrial de Fontana, que era monte en esa época y al cual tuvo que meterle 2500 camionadas de tierra para rellenar las represas existentes en el lugar. “Con esa plata pude haber hecho un galpón nuevo”, compara.

Es el 14 de septiembre de 2004 la fecha tomada como de inicio. Con la compra en Buenos Aires de un reactor de biodiesel de modelo personal arrancó todo. “No había aceite vegetal en la región y comenzamos a juntar miles de litros aceite de cocina, incluso trabajábamos en un galpón prestado, ni siquiera alquilado”, detalla Wojtun. Así agrega: “Era la peor materia prima, pero nos permitió adquirir los conocimientos. Es fácil hacer asado de ternera, pero a nosotros nos tocó hacerlo con garrón de buey”, compara entre risas.

Tras interesar a los gobiernos de turno y con el combustible que ahorraron pudieron juntar dinero para comenzar con la obra civil. Así, en diciembre de 2007, con Jorge Capitanich recién asumido como gobernador, inauguró la primera parte de la empresa. “Desde ese día no paramos más”, dice.

 

Paso a paso

Wojtun arrancó como productor algodonero en la zona de Coronel Du Graty, cuando había que carpir a mano y sembrar. Eran otros tiempos. En el 2000, comenzó a pergeñar una idea poco conocida en ese entonces. “No pudimos copiar nada a nadie, porque no había nada en el mundo y tuvimos que ingeniárnosla solos”, recuerda.

Habla de biodiesel y la cara se le ilumina, se le transforma. Comenzó a estudiar un tema que “estaba en pañales”, como él mismo califica. Pudo conseguir un terreno en el ahora Parque Industrial de Fontana, que era monte en esa época y al cual tuvo que meterle 2500 camionadas de tierra para rellenar las represas existentes en el lugar. “Con esa plata pude haber hecho un galpón nuevo”, compara.

La empresa tiene instalada su planta en el Parque Industrial de Fontana, donde además de los talleres metalúrgicos se encuentran las oficinas de administración, recepción, gerencia y laboratorio.

Es el 14 de septiembre de 2004 la fecha tomada como de inicio. Con la compra en Buenos Aires de un reactor de biodiesel de modelo personal arrancó todo. “No había aceite vegetal en la región y comenzamos a juntar miles de litros aceite de cocina, incluso trabajábamos en un galpón prestado, ni siquiera alquilado”, detalla Wojtun. Así agrega: “Era la peor materia prima, pero nos permitió adquirir los conocimientos. Es fácil hacer asado de ternera, pero a nosotros nos tocó hacerlo con garrón de buey”, compara entre risas.

Tras interesar a los gobiernos de turno y con el combustible que ahorraron pudieron juntar dinero para comenzar con la obra civil. Así, en diciembre de 2007, con Jorge Capitanich recién asumido como gobernador, inauguró la primera parte de la empresa. “Desde ese día no paramos más”, dice.

 

La empresa

BIOENERGY es una empresa metal mecánica dedicada exclusivamente a la fabricación de maquinarias. Fabrica plantas de producción de biodiesel de distintas capacidades: 7200, 15400, 21600 y 40 mil litros por día.

 

Lo que viene

Wojtun no se detiene y no para de innovar. Ahora, van por un proyecto más ambicioso: obtener biodiesel de grasa de vaca sacada de los cueros. Por eso, funcionarios de la curtiembre de Las Toscas (Santa Fe) le enviaron la materia prima, en BIOENERGY ya hicieron biodiesel y les mostrarán a los interesados lo producido durante esta semana en Fontana. Si aprueban lo ya hecho, serán compradores de una máquina.

Leído 50 veces Modificado por última vez el Lunes, 26 Noviembre 2018 17:06

Dejar un comentario

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.