Antes de que el Biodiesel ingrese a los cilindros que alojan los cartuchos arriba descriptos, en primer término, recorre una columna donde se inserta una cápsula de material celulósico fibroso de alta capacidad de absorción polar, el que se encarga de retener, la parte gruesa de jabones o glicerol en suspensión y toda impureza que el combustible pueda contener. Continuando su recorrido, el Biodiesel traspasa los dos filtros mayores donde es retenida toda sustancia ajena, que por diferencias de polaridad hayan escapado al filtro “primario”,  obteniéndose un biocombustible puro, cristalino y con el PH ideal, ajustándose a las normas de calidad más exigentes.-

En último término se subraya  otro elemento esencial, que es el filtro bolsa, que, tal el nombre lo sugiere, es una saco de tela sintética de varios mantos, siendo cada uno de ellos de micronajes distintos. En su parte interna, inicia con 10 micrones, y sucesivamente disminuyen el diámetro de su porosidad, culminando con la capa externa de un 1 micrón, la que tendrá la misión de retener todo partícula perniciosa que haya escapado a los elementos filtrantes  anteriormente descriptos. Todas las unidades de filtración enunciadas, están alojados en compartimentos adecuados para cada una de ellas, sujetos con bridas firmemente ajustadas y o´ring anti fugas.-

Habiéndose filtrado alrededor de 30.000 litros de Biodiesel, se sustituye el primer filtro cápsula de fibra, desechándolo, e introduciendo uno nuevo. A los fines del desmontaje, se extraen los bulones que sujetan la brida, se afloja la unión doble acoplada a la salida de la electro bomba, quedando libre la tapa, la que removiéndola, dará lugar a la extracción de la unidad filtrante. Se procede luego a  insertar un nuevo cartucho y a reinstalar la brida y demás conexiones. Transcurridos los próximos 30.000 litros de filtrado, es necesario volver a sustituir el filtro que ha sido mencionado en este párrafo.-

Cuando se haya sometido al Sistema Especial de Filtrado de Biodiesel a un trabajo intensivo, cumplidos los 90.000 litros de filtrado, se deberán sustituir todos los  filtros, desechándolos, a excepción del de porosidad variable contenido en el último cilindro, el que se lo puede lavar con agua y glicerol, enjuagado prolijamente y secado al sol, para luego ser reutilizado. Mientras se realiza esta operación de recupero, se debe contar con una unidad de recambio. Para la extracción de los cartuchos, se remueve la tapa de la brida de cada uno de ellos, se afloja la unión doble correspondiente a cada circuito, se extrae la unidad filtrante y se inserta la nueva presionando firmemente para que quede bien alojada dentro del compartimiento. Reinstalar las bridas y ajustar las tuercas dobles de los conductos.-

Una vez desechados, se los guarda en un recipiente con tapa. Contando con varios, se lo pude destinar como elemento de combustión de caldera o de horno de ladrillo. Ante la imposibilidad de su aprovechamiento como combustible, se sugiere dar parte a la Dependencia Municipal de residuos especiales, para que procedan a retirarlos.-

 

foto-1
foto-3
foto-4
foto-10
foto-5
foto-6
foto-9
foto-11
foto-12