Teniendo en cuenta la demanda actual, sugerimos contactarse por turnos de fabricación 2022

Escribinos

Sábado, 09 Abril 2022 09:56

El gran potencial del Chaco para generar biodiesel encuentra aún muchas limitantes

Escrito por
Valorar este artículo
(0 votos)

"Desde mediados del año pasado no tenemos pedidos de máquinas", cuenta el titular de Bioenergy S.A., que tiene su planta industrial en Fontana y produce estas estructuras que elaboran el biocombustible.

Chaco suele tener ventajas competitivas y comparativas en determinados sectores, que no llegan a aprovecharse plenamente por falta de determinados instrumentos, de incentivos o por contextos desfavorables. Lo que ocurre con una industria radicada en Fontana, productora de plantas para fabricación de biodiesel, bien puede ajustarse a esa descripción; agregando el actual escenario nacional que muestra una creciente crisis por la falta de gasoil y reclamos desde varios sectores para aumentar el porcentaje de mezcla de este combustible fósil con biodiesel.

Se trata de Bioenergy S.A., que pasó de producir entre 12 y 15 plantas para la elaboración de biodiesel por año a cero, como consecuencia de la pandemia y también de factores vinculados al mercado de los combustibles y al clima, que incidió en la producción agrícola que genera el insumo central para elaborar este combustible.

"Chaco puede ser la provincia con mayores posibilidades de hacer biodiesel en el país. Porque soja hay en cualquier lado, pero acá tenemos la posibilidad para hacer cártamo, tenemos algodón (de la semilla se extrae el aceite), y podemos hacer tártago, una planta que crece en cualquier baldío, resistente a condiciones climáticas adversas, no tiene plagas y tiene un alto rendimiento en aceite", expuso en diálogo con NORTE su propietario, Isidoro Wojtun.

Las plantas que fabrica esta industria tienen distintas capacidades: las más pequeñas producen 2.400 litros por día; y otros tamaños tienen capacidad para 7.200 lts/día, 14.400, 22.000 y 40.000. "De esta última no vendimos ninguna; la planta de 22.000 litros hay varias colocadas en distintas provincias además de Paraguay y Uruguay. Con la planta de 14.400 litros/día es más que suficiente para una gran empresa, porque no hay forma de gastar esa cantidad en un día", trazó.

Estrategia de supervivencia

Bioenergy es una empresa metalmecánica que fabrica plantas para la elaboración de biodiesel, un combustible que surge a partir de aceites vegetales como la soja, girasol, algodón y cártamo, entre otros. Su planta se encuentra instalada en el Parque Industrial de Fontana, donde además de los talleres metalúrgicos se encuentran las oficinas de administración, recepción, gerencia y laboratorio.

Durante la charla con NORTE, Wojtun habló de la estrategia de supervivencia en el actual escenario y de las perspectivas, resaltando la importancia de fortalecer la producción de biodiesel. "Las dificultades se podrían haber sorteado mejor con algunas pequeñas ventas en la provincia, pero para eso debería haber un apoyo crediticio más blando para quienes estén interesados (en adquirir las plantas)", señaló.

"Estamos padeciendo en el país la falta de gasoil. Ya tenemos llamados de clientes que pararon sus plantas hace un año y medio, y ahora no saben cómo ponerlas en marcha. No podemos hacer milagros, pero los estamos ayudando para reanudar su producción", contó.

Al exponer su visión sobre el costo de los combustibles, el empresario fue terminante: "El problema no es el costo del combustible o de otros productos, sino el poder adquisitivo de los salarios".

Las dificultades se podrían haber sorteado mejor con algunas pequeñas ventas en la provincia, pero para eso debería haber un apoyo crediticio más blando para quienes estén interesados (en adquirir las plantas).

Perspectivas y pedido

Confiado en que podrá volver a producir por año entre 12 y 15 plantas de producción de biodiesel, Wojtun resaltó: "Cuando vuelva esta situación a la normalidad, sería bueno que, desde el Ministerio de Producción (de la provincia), vinieran a visitarnos. Se podría hacer una campaña, para la cual no haría falta dinero sino sólo acompañar con algunas reuniones en distintas localidades, para promocionar estas plantas. Además, debería haber alguna línea crediticia más blanda, accesible y menos compleja", marcó, agregando que "no se puede decir que el Estado no tenga ganas de ayudar, sino que existen pocos sujetos de crédito".

"Me consta que el gobernador, con quien tengo una buena relación, tiene la mejor buena voluntad, pero cuando el interesado (en adquirir una planta) viene y comienza con trámites ante distintos organismos, en algún punto se traba y abandona", describió.

Sorteando múltiples inconvenientes de la coyuntura

En el inicio de la charla, el empresario evaluó el escenario que debieron enfrentar, como industria, en 2020 y 2021. "Desde mediados de marzo 2020 tuvimos que paralizar la producción por las restricciones sanitarias que hubo en ese momento. Cuando se flexibilizaron en los meses posteriores, el problema seguía en el Gran Buenos Aires, donde no podíamos conseguir la fabricación de los repuestos que necesitábamos para conformar una planta. Eso hizo que el 2020 y parte del 2021 estuvieran perdidos, con la producción paralizada por factores externos, no vinculados al mercado", expuso.

En paralelo –continuó-, en 2021 surgió otro problema: el estancamiento del precio del combustible a nivel nacional. "Si bien para cualquier argentino es un producto sumamente caro, comparativamente con el mercado internacional lo tenemos a mitad de precio respecto a los países vecinos", contrastó.

Ese factor, sumado a la sequía que padecieron las principales áreas productivas del país y las del sur de Brasil y Paraguay, hizo que el precio de la soja (insumo utilizado para fabricar biocombustible) se disparara por la mayor demanda. "Por consiguiente, el precio del aceite acompañó esa suba", indicó.

En suma, al duplicarse el precio del aceite y retraerse el de combustible, fabricar biodiesel dejó de ser rentable. "Desde mediados del año pasado no tenemos pedidos de máquinas", sostuvo.

Sin despidos

En ese contexto, la industria pudo sobrevivir con tareas menores como ampliaciones de plantas. Además, surgió un nuevo mercado: la fabricación de plantas para la elaboración de coadyuvantes, insumos utilizados por el agro. "Es un producto que se usa cada vez más porque colabora con la eficiencia de una fumigación. Firmas que son fabricantes de este producto se enteraron que diseñamos un módulo para elaborar en forma automática. Con esa tarea nos entretuvimos para sobrevivir financieramente", contó Wojtun.

Pese a ese recorte en la actividad industrial, el empresario destacó que los salarios se pagaron en tiempo y forma, igual que impuestos y servicios, y no hubo despidos. "Se fueron algunos empleados por decisión propia", comentó. "Estamos al día en todo, pero con mucho sufrimiento", graficó.

El proyecto con aceite usado de cocina

Por otra parte, a nivel local, Wojtun destacó el proyecto de Uncaus para el reciclado de aceite usado de cocina y su recolección en distintas localidades. "Les servirá para alimentar a sus vehículos y tendrán una planta piloto (provista por Bioenergy) para enseñar a los alumnos", comentó. "Es un proyecto muy lindo con gente muy entusiasta para llevarlo adelante", destacó.

La adquisición de esta planta con capacidad para producir 2400 litros por día fue posible a partir de un aporte no reintegrable recibido por la universidad del gobierno provincial.

Como contraste, el empresario recordó aquella iniciativa de la anterior gestión municipal, que había comprometido su colaboración para hacer llegar a la planta industrial de Fontana todo el aceite reciclado de restaurantes, algo que finalmente no sucedió.

FUENTE: Diarionorte.com

Leído 349 veces Modificado por última vez el Sábado, 09 Abril 2022 10:44

Dejar un comentario

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.